martes, 19 de julio de 2016

G. Puccini: Si, mi chiamano Mimì, aria de la soprano en el acto I de "La bohème"

Angela Gheorghiu, soprano
(Festival de Orange, 2005)

El lenguaje musical de La bohème se desliza suavemente, huye de violentas rupturas. Así el canto se transforma casi en un diálogo con música que resulta de una mezcla de sentimentalismo, erotismo y nostalgia, en un perfecto equilibrio cohesionado por numerosos motivos conductores que crean o recuerdan una atmósfera al definir un personaje o una situación. Es precisamente el empleo de estos motivos el que asegura la homogeneidad del conjunto y mantiene la unidad narrativa de la ópera.
En el primer acto Mimì y Rodolfo se conocen en el ático que el poeta comparte con Marcello, el pintor. El flechazo es inmediato, Mimì, tras perder la llave de su habitación, sopla su vela con disimulo y ambos se quedan a oscuras buscando la llave. Rodolfo, tanteando en la oscuridad, coge la fría mano de Mimì (“Che gelida manina”) y se presenta posteriormente en su aria (“Chi son? sono un poeta”) invitando a presentarse después a Mimì.El aria de la soprano tiene dos partes que se cortan en una simple pregunta de Mimì a Rodolfo. En la primera parte, Mimì comenta que se dedica a bordar y a disfrutar de la poesía con un gran lirismo (“Mi piacci on quelle cose…”). Tras el asentimiento de Rodolfo, se vuelve a desarrollar una gran belleza que va en la misma línea pero que, por momentos, la supera (“Ma quando vien lo sgelo…”).  Esa sencillez de Mimì se expresa a la perfección en una música que acompaña en la misma línea.


MIMÌ
(È un po' titubante, poi si decide
a parlare; sempre seduta.)
Sì.
Mi chiamano Mimì,
ma il mio nome è Lucia.
La storia mia è breve.
A tela o a seta
ricamo in casa e fuori...
Son tranquilla e lieta
ed è mio svago
far gigli e rose.
Mi piaccion quelle cose
che han sì dolce malìa,
che parlano d'amor,
di primavere,
che parlano di sogni
e di chimere,
quelle cose che han nome poesia...
Lei m'intende?

RODOLFO
(commosso)
Sì.

MIMÌ
Mi chiamano Mimì,
il perché non so.
Sola, mi fo il pranzo
da me stessa.
Non vado sempre a messa,
ma prego assai il Signore.
Vivo sola, soletta
là in una bianca cameretta:
guardo sui tetti e in cielo;
ma quando vien lo sgelo
il primo sole è mio
il primo bacio dell'aprile è mio!
Germoglia in un vaso una rosa...
Foglia a foglia l'aspiro:
Cosi gentile
il profumo d'un fiore!
Ma i fior ch'io faccio,
ahimè,
il fior ch'io faccio
ahimè! non hanno odore.
Altro di me non le saprei narrare.
Sono la sua vicina
che la vien fuori d'ora a importunare.
MIMÍ
(Titubea, pero se decide a hablar.
Sigue sentada)
Sí.
Me llaman Mimí,
aunque me llamo Lucia.
La historia mía es breve.
En tela o en seda bordo,
en casa y fuera.
Soy tranquila y alegre,
y me distraigo
haciendo lirios y rosas.
Me gustan las cosas
que tienen ese dulce hechizo,
que hablan de amor,
de primaveras;
que hablan de sueños,
y de quimeras,
esas cosas que llaman poesía...
¿Me entiende?

RODOLFO
(Conmovido)
Sí.

MIMÍ
Me llaman Mimí.
El por qué ... no lo sé.
Sola me hago la comida,
para mi sola.
No voy siempre a misa,
pero le rezo bastante al Señor.
Vivo sola, solita; ahí,
en una pequeña habitación blanca,
miro a los tejados y al cielo.
Y, cuando comienza el deshielo,
el primer sol es mío,
¡el primer beso de abril es mío!
Germina, plantada, una rosa,
hoja a hoja, la aspiro;
es tan delicado
el perfume de una flor...
Pero las flores que yo hago,
¡ay de mi!
las flores que yo hago... ¡ay!
no tienen olor...
De mi, nada más sabría contarle.
Soy su vecina que le viene,
a deshora, a importunar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.