lunes, 18 de julio de 2016

Alban Berg: Wozzeck (Ópera del Estado de Viena, 1987)



Wozzeck: Franz Grundheber
Marie: Hildegard Behrens
El Tambor mayor: Walter Raffeiner
Andrés: Philip Langridge
El Capitán: Heinz Zednik
El Doctor: Aage Haugland
Margret: Anna Gonda

Coro y Orquesta de la Ópera del Estado de Viena
Claudio Abbado, director

Director escénico: Adolf Dresen
Maestro del Coro: Helmuth Froschauer

Wozzeck es una de las obras que han abierto un rumbo nuevo, no ya en la historia de la ópera, sino en la del propio lenguaje musical, amén de sintetizar el Zeitgeist, el espíritu de su tiempo, de modo estremecedor. La acción se desarrolla en una ciudad alemana no especificada, a mediados del siglo XIX. El estreno de Wozzeck tuvo lugar el 14 de diciembre de 1925 en la Ópera del Estado de Berlín (Unter den Linden), bajo la dirección de Erich Kleiber, siendo cantado el papel principal por el barítono Leo Schützendorf.
Wozzeck se basa en el drama homónimo de Georg Büchner escrito hacia 1830 y no representado hasta 1913. La acción parte de un suceso acaecido en 1824, la ejecución en Leipzig del barbero Johann Christian Woyzeck, un antiguo soldado esquizofrénico que había asesinado a su mujer. La diferencia entre ese nombre y el título de la ópera se debe a una errata de la primera edición del drama que Berg ha conservado. El propio Berg fue voluntario en la Primera Guerra Mundial, experiencia que provocó en él un radical y violento antimilitarismo, pero la elección del drama de Büchner como tema para su primera ópera fue anterior a ello.
Wozzeck es un texto atravesado por leitmotiv asociados a personajes y situaciones en que la dramaturgia está creada por una música que, a su vez, es una especie de contrafigura abstracta del devenir dramático, de modo que es imposible separar un plano del otro: pero es también un paradójico producto del neoclasicismo de los años veinte, ya que cada escena se remite a una forma musical rigurosamente articulada, cuya dislocación ocasionalmente caricaturesca expresa de modo elocuente el malestar de un universo radicalmente cruel e injusto.
Wozzeck era la obra atonal más larga escrita hasta entonces, pero Berg se sirvió ocasionalmente de la tonalidad para expresar situaciones concretas, como en el caso del Do mayor asociado al dinero: ni una sola nota de esta tragedia expresionista se ha dejado al azar, y hasta el menor elemento de la partitura se conecta con los estratos más profundos del significado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.