sábado, 14 de diciembre de 2013

Nikolái Rimski-Kórsakoff: El vuelo del moscardón

Orquesta Filarmónica de Berlín
Zubin Mehta, director


Rimski-Kórsakoff, que escribió óperas cuentos, como Sadko y El zar Saltán, así como tres sinfonías, fue el autor de Principios de Orquestación, considerado uno de los mejores tratados en la materia y que fue utilizado por los estudiantes de composición durante todo el siglo XX.
A pesar de su formación autodidacta, llegó a ser profesor del Conservatorio de San Petersburgo, formó a más de 200 compositores, directores y musicólogos rusos y su influencia marcó a las generaciones posteriores de músicos.

Los afamados compositores Alexander Glazunov, Serguéi Prokófieff e Ígor Stravinski se contaron entre sus discípulos.

Junto con Mili Balákirev, César Cui, Alexander Borodin y Modest Músorgski, integró el llamado Grupo de los Cinco, que defendía una música basada en las tradiciones populares rusas.
Era el más joven de ese grupo de músicos nacionalistas que empleaban profusamente elementos del folclore y que constituyó todo un fenómeno en la vida musical de Rusia del siglo XIX.

Después de la muerte de Músorgski, en 1881, y de Borodin, en 1887, Rimski se dedicó a concluir las composiciones inacabadas de sus amigos. Gracias a sus esfuerzos vieron la luz las obras maestras El príncipe Igor de Borodin, Borís Godunov y Jovánshina de Músorgski.
Le cupo el honor de ser el primer ruso que compuso una sinfonía y de su labor pedagógica se tejieron leyendas.

Cuentan que cuando explicaba a sus alumnos que la última parte de una sinfonía o una sonata debe ser escrita en presto uno de ellos le preguntó: ¿Por qué entonces el cuarto movimiento de la sexta sinfonía de Piotr Chaikovksi es en adagio lamentoso? “Porque cada regla tiene sus excepciones. Más aún, éstas son incluso imprescindibles si la regla las viola un genio”, contestó el maestro.
Rimski nació el 18 de marzo de 1844 en el seno de una familia de aristócratas, en la que los hombres seguían la carrera naval. Aunque desde muy pequeño se manifestó su enorme talento musical, Rimski-Kórsakoff fue fiel a la tradición familiar y se enroló en la Marina Imperial tras concluir sus estudios en la Escuela Naval de San Petersburgo.

Dejó la Armada para dedicarse de lleno a la música cuando tenía 29 años. Ya entonces ya había compuesto su primera sinfonía, piezas orquestales y la ópera La Dama de Pskov y enseñaba composición y orquestación en el Conservatorio de San Petersburgo, del que fue profesor durante casi 40 años.
El periodo creativo más intenso de Rimski-Kórsakoff comenzó a mediados de los años 90 del siglo XIX, cuando compone las óperas Nochebuena y Sadko, entre otras.

A la ironía de la ópera de El zar Saltán, a la que pertenece la pieza “El vuelo del moscardón”, le sigue a comienzos del siglo XX las alegorías políticas de “El gallo de oro”, crítica encubierta de la Rusia imperial que fue prohibida desde su estreno.
Ni con la muerte de Rimski-Kórsakoff, acaecida en la hacienda de Liubensk el 21 de junio de 1908, cuando el músico tenía 64 años, ni con la caída del zarismo, cesó la persecución política de su obra.

Tras la revolución bolchevique de 1917 muchas de sus composiciones pasaron a engrosar las listas de obras sospechosas y algunas fueron prohibidas, al igual que ocurrió con parte de la música de Músorgski y Mijaíl Glinka, otro gran compositor ruso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.