jueves, 18 de abril de 2013

Ludwig van Beethoven: Sinfonía nº 7 en la mayor, op. 92

Deutsche Kammerphilharmonie Bremen
Paavo Järvi, director

I. Poco sostenuto – Vivace
II. Allegretto
III. Presto – Assai meno presto (trio)
IV. Allegro con brio
La Séptima sinfonía de Beethoven no parece tener menor altura como icono del repertorio sinfónico que algunas de sus hermanas, la Tercera, la Quinta, la Sexta o la Novena, pero, a pesar de ello, es esquiva a las elucubraciones literarias que han generado éstas. Las imágenes poé­ticas y las asociaciones ideológicas que se hacen con facilidad en el caso de las otras se hacen más difíciles en el caso de la Séptima: ¿de qué trata exactamente? ¿Qué idea poética debemos adscribirle? No es una conti­nuación de la tradición sinfónica de sus maestros como la Primera o la Segunda, ni una recreación extremadamente sofisticada del humorismo de los clásicos vieneses como la Cuarta o la Octava. La Séptima expande los límites hasta entonces conocidos del género y sus posibilidades estructurales y expresivas de una manera tan decisiva como las obras antes citadas, pero su unidad formal y poética no es tan fácil de definir en un título original o ajeno.
Vista desde cierta perspectiva, la Séptima Sinfonía de Beethoven está llena de innovaciones sorprendentes para su época. Al respecto opina A. J. B. Hutchings: “(la Séptima Sinfonía) representa un nuevo comienzo, tanto como la Heroica o la Quinta, y tal vez incluso más...”. Esta sinfonía fue escrita entre 1811 y 1812, aunque es probable que los primeros bosquejos correspondan a años anteriores. Su primera audición tuvo lugar el 8 de diciembre de 1813 en la Universidad de Viena durante un concierto organizado por Mälzel (inventor del metrónomo) a beneficio de los soldados heridos en la batalla de Hanau. La partitura, que pronto alcanzó un gran éxito, está dedicada al conde Moritz von Fries. Jacinto Torres considera la Séptima Sinfonía como una apoteosis rítmica. El segundo movimiento, basado en un motivo rítmico característico que se mantiene como constante, es particularmente memorable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.